Compromisos familiares

Etiquetas

, ,

images.jpg familia

Llegadas estas fechas, “fechas tan señaladas” como todavía dicen algunos, hay opiniones para dar y tomar. Están los amantes de la Navidad, los que son fieles todos los años pase lo que pase. También los que nos oponemos a ellas incondicionalmente, con decisión. Porque estamos hartos de tanto consumismo y también, por qué no decirlo, de cierta hipocresía por parte de la sociedad de consumo. Es cierto, o así lo creo, que los que preferimos que estas fiestas pasen de largo lo más rápido posible solemos ser más tolerantes que los absolutamente convencidos y obstinados en su celebración año tras año. Nos tenemos que tragar, queramos que no, el Feliz Navidad, o lo que es aún peor: el “bendiciones”, expresión ésta que nos sienta como una patada en todo el estómago a los no creyentes, sobre todo si somos ateos. Y ateos militantes. Digo yo, que ni una cosa ni otra. Los creyentes que se feliciten entre ellos según es su costumbre y los demás a intentar vivir tranquilamente padeciendo, dentro de lo que cabe y nos dejen, estos días con sus villancicos, papás noeles, nacimientos y demás parafernalia beatorra.

Voy a contar mi experiencia futurible. Y digo bien, futurible ya que todavía no ha llegado la familia a mi casa. Recibiremos mi santa y yo a mis cuñados. Cuñados a los que por otra parte quiero. Miguel, Cristina y sus hijos, mis sobrinos. Por los que siento una enorme debilidad. Debilidad sobre todo por Cristina, amable, nunca la he encontrado de mal humor, hermosa como una ninfa y con un cuerpo de infarto. Pues bien, con ellos celebraremos una reunión familiar. De algo tenían que servir estas vacaciones “tan señaladas”. Decidimos mi santa y yo, sobre todo por insistencia mía, que si teníamos que pasar estos días festivos lo hiciéramos con quienes apreciábamos. Y qué mejor que ellos para pasar dos días felices. O, al menos, se intentará.

Tengo que confesar que yo soy más de Fin de Año. Que son fiestas más laicas y paganas. Aquí sí que de verdad me desquito. Cuando me divierto, me divierto de verdad y lo hago a lo grande, sin importarme hacer el ganso si es necesario. El socorrido <que me quiten lo bailado>.  Pues eso mismo. A disfrutar que son dos días y éste ya está terminando.

Muchas gracias fieles lectores, fieles lectoras, por leerme. De alguna manera me hacéis sentirme acompañado mientras escribo esto que leéis. Nos vemos otro día, en otra ocasión.

 

Anuncios

Rematando a este 2017

Etiquetas

, , ,

 

descarga.jpg 2017

 

Sábado de diciembre. De mediados de diciembre para ser exactos. Aún nos esperan unos días, medio mes -en román paladino- para finiquitar el año. Y como el cuerpo precisamente me pide blog, al blog me pongo con los cinco sentidos. La preeminencia del blog sobre otros medios se sobrepone porque todas las entradas, post, publicaciones o como las queráis denominar, están clasificadas cronológicamente. Algo, esto último, muy cómodo para acceder a cualquier artículo que hayas escrito en él. Y preeminencia también porque tú decides cuándo lo quieres publicar, sin estar a la espera de que tus escritos salgan a la luz o no. De todas las maneras siempre depende de las tendencias de cada uno. Yo soy bloguero y como tal me identifico. Siempre hay alguien que saben que escribes en tu blog y a pesar de ello todavía te preguntan: -¿Pero tienes un blog?  Entonces uno, no solo para informar, sino también para epatar (en esos momentos quedas como Dios), respondes que sí, que efectivamente, que tienes un par de blogs colgados por el ciberespacio. Y además escribo lo que quiero y en el momento que más anhelo. Cosas de escribientes, pienso yo.

Decía, y decía bien, al comienzo de este artículo que estamos a mediados de diciembre. Por lo que se infiere que al año le queda poca vida. Vamos, que está a punto de palmar y sin remisión. Recuerdo que hace un año por estas fechas asistía yo a un curso intensivo para renovar y reciclar mis conocimientos. Curso al frente del cual estaba la eficaz, inteligente y siempre atenta con sus alumnos Mónica. Ahora que se cumple un año del comienzo de aquel curso ya tengo en mente comenzar otro para seguir avanzando, impidiendo de este modo que mi cerebro esté inactivo. No creo que exista otra manera mejor de comenzar el año. Y no únicamente por las nuevas materias con las que me tocará bregar sino por los nuevos amigos que se incorporarán a mi vida. A mi estilo de vida. Quedan del curso del año pasado mis compañeros y compañeras de aula. Lo comenzamos, y enumero de atrás adelante: Lourdes, Inda, Ricardo, Mercedes, María, Esther, Puri, Estela, Mariano, Nines y Mari Loli. Se incorporaron más tarde: Mari Paz, Lola, Conce, Carmen, Nuria y Paz. Fueron muchas horas juntos, mucho aprendizaje y mejor relación. No creo que coincidamos de nuevo, al menos por ahora, pero continuamos relacionándonos y los recuerdos son imborrables.

Y como tenía que despedir a este 2017, lo hago ahora porque los días pasan raudos y no quiero que me pille el tren.

Querido lector, querida lectora, gracias, muchas gracias por haber llegado hasta el final. Yo aquí me quedo con mi querido blog. Nos vemos.

Sosiego, paz, libertad

Etiquetas

, , ,

Resultado de imagen de sosiego

 

A estas horas vespertinas en que todavía luce un sol resplandeciente, me dedico desde mi búnker a escribir estas líneas con cierto tacto y sin prisas. Opto por alejarme de problemas que ni me vienen, ni me van. Cierto es que a veces me divierten, siempre que no sean dramáticos, claro está. Pero también es cierto que el personal anda muy estresado. Leí en un ensayo que es bueno que la sociedad tenga un cierto nivel de tensión, que eso resulta beneficioso para la sociedad en su conjunto. Aquí no sé si darle la razón al autor de dicho ensayo o ponerlo en cuarentena. También hojeé un estudio intitulado “Hay que aprender a no tener razón”. Esto lo veo algo más complicado. Para llegar a ese nivel hace falta un cierto grado de madurez intelectual. Nivel del que no todos pueden presumir. (Aquí permitidme que también me incluya yo).

Pero a lo que iba. A la paz interior. Esa paz íntima que todos buscamos afanosamente. Yo la encuentro en la lectura, en el acto fruitivo de escribir, la meditación… En tantas cosas que aunque nos parezcan insignificantes le dan estímulo y pábulo a nuestras vidas. A mi edad ya casi no miro para atrás -¿para qué?-, si a fin de cuentas lo que me interesa es lo que me queda por vivir, no lo que ya he vivido y superado. Siempre miro, pues, hacia adelante. Añado, también, que aunque uno solo se lo proponga, tarde o temprano necesitará el apoyo de los demás para cumplir sus objetivos. Vivimos en sociedad y sabemos que tenemos amigos que nos apoyan, pero también individuos que desean nuestro mal. A éstos mejor olvidarlos. Ni nos vienen, ni nos van.

Y para conseguir nuestros ansiados proyectos de paz interior, ¿cómo no citar la práctica del yoga? Algo fundamental en nuestro proyecto de vida. La calma, paz interior, sensibilidad para con los demás que se consigue con esta disciplina es suficiente para estar a bien con nosotros mismos. No es la panacea universal. Hay que ser constantes y perseverar. Los resultados nos harán sentirnos mejor. Más personas, que es a fin de cuentas de lo que se trata con la paz interior.

Por último resaltar que me he sentido enormemente complacido mientras escribía estas reflexiones que eran íntimas, antes de plasmarlas en este blog y ahora comparto con vosotros. Espero y deseo que os hayan servido de ayuda.

 

 

Reciclando

reciclar-es-volver-a-dar-vida

 

Con el avance de las nuevas tecnologías es preciso adquirir nuevos conocimientos para no quedarse atrás. Hoy en día donde todo lo digital se va imponiendo, pese a que nos pese, es necesario actuar y ponernos manos a la obra. Al igual que reciclamos todo aquello que después de utilizarlo puede ser aprovechado de nuevo, de la misma manera, digo, nuestra mente nos pide, casi nos exige, que actualicemos nuestra videoteca cerebral para no quedarnos estancados en la era en la que impera las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). El ordenador, el móvil, la tableta… Todos ellos forman parte de nuestra vida. Los manejamos, con más o menos destreza, y no podemos prescindir de ellos. Incluso el ritmo de actualización de estos artilugios es vertiginoso. Recuerdo cuando comencé a manejarme por Internet, de esto hace más de quince años. Utilizaba el ordenador por la noche dando por hecho que eran esas horas cuando no se utilizaba el teléfono. Así que conectaba la entrada de la línea telefónica a mi ordenador. Para los que  no vivieron aquellas experiencias hay que explicarles que cargar una página tardaba siglos y de la desesperación pasábamos a la satisfacción cuando conseguíamos acceder a la información que ansiadamente necesitábamos. Más tarde fue aumentando la velocidad de las conexiones y de los ordenadores. Y llegamos a la tarifa plana. Un gran innovación sin duda alguna. Ya no tenías que controlar el tiempo que estabas conectado a la red. Daba lo mismo estar conectado una que cinco horas (pongo como ejemplo).

Con el transcurrir de los años aparecieron los teléfonos móviles. Los smartphones o teléfonos inteligentes que llegaron después vienen a ser un pequeño ordenador de bolsillo. En el momento de su aparición en el mercado muchos eran los que renegaban de ellos por sentirse controlados, por así decirlo. Pero tarde o temprano casi todos terminan cayendo en sus garras. La cuestión de a qué edad es preciso que se comiencen a usar estos terminales es harina de otro costal.

Y ahora, con vuestro permiso, queridos lectores y lectoras, voy a sumergirme de nuevo en los entresijos de este fabuloso mundo que es el de la telemática.

Besos y abrazos.

Conectados

Etiquetas

, , ,

Resultado de imagen de conectados en el ciberespacio

 

Como ayer, domingo, publiqué en el otro blog que tengo, hoy no podía dejar pasar la ocasión de escribir en éste también. Los dos blogs son hijos míos y los quiero por igual. Bien es verdad que uno tiene más edad, pero ello no es óbice para que les dedique un tiempo por igual a ambos. Además hay que añadir que el año va finiquitando y no desearía que quedara ninguno de los dos sin despedir a este 2016. Ahora que las obligaciones y mis asuntos me conceden un respiro no tengo excusa para pergeñar este artículo. Y reafirmo que a estas horas estoy inspirado, ¡qué diantres!

Escribo para que me leáis. El blog espera vuestras visitas. Puede que posea un resto de egocentrismo pero el que no llora no mama. Así que iniciado el artículo, voy adelante con él.

Intitulo este artículo “Conectados” porque aludo a las redes sociales. Las mismas que dan apoyo y pábulo a esto cuanto escribo. Gran mérito, por no decir todo, es suyo. El Facebook y el Twitter son una ventana al mundo. Instrumentos, por así decirlo, que nos ponen en contacto con amigos, tanto virtuales como físicos. Y aquí  reside la grandeza de las redes, que te conectan con países de todas las latitudes. De un meridiano a otro. El que no está en las redes no existe. Y mis blogs están. Menos activos de lo que uno quisiera, eso es verdad. Mantener un blog es tarea harto difícil. Solo los profesionales mantienen el ritmo que un blog demanda. Los que somos simples aficionados  hacemos lo que podemos. Y el esfuerzo que realizamos tiene su mérito. Lo hacemos por amor al arte y porque nos agrada. Y porque detrás de cada blog, por lo general, se encuentran muchos años de lectura, de escribir diariamente desde la adolescencia. Desde la niñez, añado yo. Decía un escritor que para escribir hay que vivir intensamente y leer de todo. Pues bien, esas dos premisas yo las cumplo. Lo demás viene dado por añadidura.

Espero, esa es mi intención, publicar un artículo más, al menos, para despedir a este 2016. Y os quiero a todos deseándolo, si no es mucho pedir.

Y si no nos vemos que sea por falta vuestra.

A por las terceras

Peperos

El principal partido de la derecha de este país -léase Partido Popular- sigue erre que erre con su intención de continuar en el poder otros cuatro años más. Sin embargo, la situación es hilarante. Mariano Rajoy, una vez más, no cuenta con los apoyos necesarios para formar gobierno. Y conociéndolo, como le conocemos, no sería de extrañar que a la hora de la verdad diera una espantada como respuesta, al igual que sucedió en la última ocasión en la que se negó a presentarse como candidato a presidente del gobierno.

¿Cuáles son los apoyos extraparlamentarios del PP? Poderosos: esto es, los poderes fácticos, además de monárquicos, burguesía, terratenientes, Ibex 35… Y para mayor oprobio, algunos dinosaurios de ciertos partidos que definitivamente han perdido el rumbo.

¿Con qué apoyos cuenta el PP en el Parlamento?  Que se sepa, hasta hoy, con Ciudadanos. Que no es mucho, la verdad sea dicha.

Por su parte el PSOE anda dando bandazos entre los que defienden dejar gobernar a Rajoy (los dinosaurios a los que me refería antes) y el equipo de Pedro Sánchez, al que tanto he criticado, pero espero que su No es No sea firme y detenga la ambición desmesurada de Mariano Rajoy por gobernar. Y abundando en este tema, cómo se nota que los que claman por dejar que gobierne Rajoy no les afectan las medidas de este mendaz. Los que hemos padecido los constantes recortes sociales, económicos y de toda índole por parte del gobierno del PP sabemos bien lo que nos espera si esta banda de delincuentes regresan al poder. Esto es; más recortes, más impuestos, aumento de los recortes de las libertades más básicas de una sociedad moderna. Tal vez por esos apoyos al PP, de los que hablaba antes, serán recompensados en buen pago a los servicios prestados, cosa ésta que no sería de extrañar.

La solución que quedaría, pues, sería el intento de las fuerzas progresistas de intentar llegar a un acuerdo. Pero las posiciones, en estos momentos, están muy lejos de llegar a buen puerto. Por otra parte, sería el problema secular de la izquierda en este país.

Y visto lo visto, antes que se forme un nuevo gobierno del PP prefiero, sin duda alguna unas nuevas elecciones. Terceras elecciones. Sí, por supuesto. ¿A quién perjudicarían más? Está claro, a las clases dominantes. A por las terceras entonces.

Imagen

No podemos perder este tren

Etiquetas

, ,

Unidos Podemos

Ante la proximidad de las nuevas elecciones en nuestro país, un grupo de partidos de izquierda decidieron que había que ir unidos para frenar a la inhumana derecha que nos ha gobernado durante estos últimos cuatro años. Esto es, la dictadura del Partido Popular. Debemos impedir que tomen de nuevo el poder. La tarea ha sido ardua. Poner de acuerdo a un numeroso grupo de partidos de diversas orientaciones no ha sido fácil. Pero en lo que estamos de acuerdo es en lo esencial, impedir un nuevo gobierno del PP. Sería una catástrofe que los señoritos peperos continuaran gobernándonos. Tienen una ventaja, que poseen unos votantes fijos. La mayoría de ellos los jubilados a los que es más fácil de controlar desde el miedo. Inculcarles el temor de que perderán sus pensiones, sus ahorros, sus derechos. Y si esto último no fuera suficiente, ahí están las monjas que les cuidan en las residencias para colocarles el voto en la boca y que no se les escape ni uno. El que quiera puede comprobarlo. Solo hay que estar en un colegio electoral donde haya monjas cerca y comprobará el circo de acercar uno a uno de los jubilados votando conjuntamente al PP.

La lucha por los votos va a ser dura. Desde la derecha, tienen medios y dinero suficiente para llevarlo a cabo, se investiga cualquier movimiento que realicen los líderes de esta coalición. Cualquier dato que pueda ser utilizado como arma arrojadiza les viene bien. Y lo hacen dentro y fuera del país. Son expertos en fisgar la vida pública, y lo que es más vergonzoso, la vida privada de cualquiera de nosotros. Quisiera hacer aquí un pequeño inciso para recordar que cuando se proclamó la II República, los monárquicos comenzaron a conspirar el mismo día contra ella. Hoy, los descendientes de aquellos felones siguen con la misma labor. No soportan que otras personas gobiernen por ellos. Ellos, como dueños del cortijo, tienen patente de corso para ser los gobernantes y salvadores de las Españas. Y los demócratas tenemos el deber de impedirlo. Traigo a colación una acción más de este gobierno de inútiles. El Partido Popular es el responsable del aumento de ciudadanos partidarios de la independencia en Catalunya. Sí, digo bien. El PP es una fábrica de independentistas. Y sin embargo, son estos mismos peperos los que claman que se parte España. No, España no se parte, la partís vosotros.

En materia económica los resultados son escandalosos. Nos quieren hacer ver que vamos bien. Mentira. No han cumplido el tope del déficit ni un solo año. Hecho este que seguramente nos costará un castigo desde Europa. Y que, por supuesto, pagaremos todos los curritos de a pie. La llamada hucha de las pensiones ha continuado siendo saqueada por estos maleantes. El paro, lejos de disminuir como el PP se jacta, sigue aumentando. Los ciudadanos que abandonan el país en busca de mejores oportunidades también aumentan. Y resulta hilarante escuchar a los dirigentes del PP que si ganan las elecciones bajarán los impuestos. Sabiendo como saben que bajar los impuestos y pagar la deuda y sostener los gastos del Estado es harto imposible. Sumando a ésto a un tarado como es el presidente que tenemos, en funciones, Mariano Rajoy.

Y termino ya, queridos lectores, añadiendo que desde mi militancia en Alternativa Socialista (CLI-AS), voy a gritar que Unidos Podemos. ¡Salud!

Imagen

¿Cambiar de periódico?

Etiquetas

, ,

Leer

 

Lleva uno muchos años teniendo como referencia la lectura de un periódico que desde su primer número en los quioscos marcó diferencias. Me estoy refiriendo a un periódico puntero, donde todo periodista quisiera escribir. Grandes firmas, tanto nacionales como extranjeras, podíamos deleitarlas en sus más que cuidadas ediciones. Y así, día tras día.

No obstante lo bueno no dura siempre. De un tiempo para acá, dicho periódico mudó, tanto en su dirección como en su editorial, hacia posiciones, por decirlo claramente, reaccionarias. Sus lectores no dábamos crédito al cambio tan sustancial que se estaba produciendo. Y lo peor es que la mayoría de nuestros articulistas preferidos, nuestros autores e ilustradores más admirados seguían publicando en dicho medio. ¿Qué hacer, pues? Dado que con Internet accedemos actualmente a cualquier medio que deseemos la cosa no debiera tener la menor importancia. ¿Pero qué sucede cuando uno sigue siendo partidario del papel para la lectura? Ahí radica uno, sino el  mayor, de los problemas.

Y dicho problema se agudiza según va transcurriendo el tiempo. ¿Debo aguantar numantinamente? El hecho es que no quiero renunciar al placer de leer a mis articulistas más selectos. Los que continúan, a pesar de los pesares, publicando casi diariamente. No doy nombres, obviamente, pero los habituales lectores de periódicos saben perfectamente a quién me refiero.

Tal vez la solución sea darles un mínimo de confianza. Creer que las cosas pueden y deben cambiar. Como hacen las amistades creyentes que tengo, las cuales me quieren volver al redil, en materia religiosa, digo. Pero como leí, no sé dónde, <El señor no es mi pastor. Yo no soy ningún borrego>.

¿Seré capaz de aguantar sin mis lecturas del medio del que soy seguidor desde que éste salió a la calle? Ya tengo mis dudas, y sabéis, queridos lectores, que precisamente por estas y por otras causas soy extremadamente escéptico. Tal vez sea esto último lo que me salva. Lo que  me va salvando dentro del mundo en que vivimos.

Imagen

¿Votamos de nuevo?

Etiquetas

, , ,

elecciones

 

Parece ser, como era de prever, que se repetirán de nuevo las elecciones generales en nuestro país. Ante la imposibilidad del PSOE de reunir los  apoyos necesarios para impulsar una candidatura segura y la cobardía del PP y de Mariano Rajoy que no ha movido ni un solo dedo para intentarlo por su cuenta, estamos abocados a nuevos comicios. Estábamos muy cómodos sin que el Partido Popular nos estuviera aplicando el garrote vil, prácticamente todos los días, a los curritos de a pie. Los casos de corrupción están a la orden del día por el partido gobernante, ahora en funciones. Aquel golpe de efecto de Rajoy en el que advirtió que en su partido ni un caso más de corrupción, se quedó en agua de borrajas. La corrupción es inmanente al Partido Popular. Y no viene de ahora. Llevan la corrupción consigo desde que se fundó el Partido Popular. Y de mucho antes. Cuando se creó aquella Alianza Popular por exministros de Franco. Vamos, que de casta le viene al galgo.

En cuanto al déficit público, el PP, no ha cumplido ni un solo año en toda esta legislatura. El inefable ministro De Guindos hace ya tiempo que debería haber dimitido por su ineficacia en el cargo. Por sus mentiras, falacias, embustes… Pero ahí lo tenemos sacando pecho y repitiendo al unísono con sus colegas del gobierno del PP   que España está creciendo económicamente. Sí, habéis leído bien queridos lectores. Es la repetición de aquel “España va bien” de Aznar. Por dar una cifra, el déficit del anterior gobierno era del 80% del PIB. Actualmente es de más del 100% del PIB. Pero para los peperos  con el gobierno anterior estábamos en la quiebra y ahora, con el PP, España se ha salvado del hundimiento económico. Que me lo expliquen.

Este hatajo de incompetentes que forman el gobierno de Mariano Rajoy tienen la mentira por bandera. Como su jefe Rajoy, obvio.

Pero sigamos con las más que probables próximas elecciones. El Borbón ya se está reuniendo con los diferentes partidos. Leo que ha manifestado que procuren que no sean “gravosas”. Habría que recordarle al ciudadano Felipe de Borbón que actualmente mantenemos a dos reyes, a dos reinas, y a los que tenemos que añadir infantas, princesas y familia varia. Para pedir austeridad hay que comenzar por uno mismo. Si no, lo mejor es callarse.

Y aquí nos quedamos, a la espera de acontecimientos. Y aprovechando que  estamos en el mes de abril, mes republicano donde los haya, mi más entrañable recuerdo a todos los compañeros y compañeras republicanos.

Imagen

¿No estamos mejor sin Gobierno?

Etiquetas

, , ,

Gobierno1

 

Llevamos más de cien días con un Gobierno en funciones. Creo que no son muchos ni pocos. Depende de quien lo mire, claro. Lo cierto es que desde que el Partido Popular, en las últimas elecciones, no consiguió la mayoría suficiente para formar nuevo Gobierno, no nos va tan mal. De momento ya no tememos a las inhumanas reuniones del Consejo de Ministros que semana tras semana nos encaminaban cada vez más hacia el abismo. Recordemos para los que tengan mala memoria; la sempiterna subida de impuestos, el aumento del paro (aunque el Gobierno de Rajoy nos haga ver lo contrario), la supresión de libertades, tanto colectivas como individuales, la continua marcha de nuestros jóvenes al extranjero para buscarse un futuro más halagüeño… Y suma y sigue.

Mariano Rajoy, erre que erre, se sigue postulando como futuro jefe de Gobierno del país. Pero ya se le pasó la ocasión. Él, mucho presumir de que  el PP es el partido más votado. Que le ha sacado un millón setecientos mil votos al segundo partido, que nos han sacado de la crisis, etc, etc. A pesar de todo esto, a la hora de la verdad, esto es, cuando tuvo la oportunidad de formar Gobierno se echó atrás. Sí, y además por dos veces. No se atrevió a dar el paso al frente. Mariano Rajoy siempre ha sido un cobarde y no deja de demostrarlo día a día. Y a ello hay que sumarle su incultura proverbial. Últimamente confesó en una entrevista radiofónica que había leído un libro recientemente, sin embargo no supo explicar muy bien cuál era la trama ni el contenido de dicho libro. Cosas de Mariano, ya se sabe.

Por otra parte prosiguen los contactos de otros partidos para sumar una mayoría que consiga nombrar un nuevo presidente. La relación del PSOE y Podemos es una relación de amor/odio. Un quiero y no puedo. Pero siguen intentando un acercamiento que solo ellos saben el fruto que dará. Pablo Iglesias ha dado un paso más, advirtiendo que si él es la causa de que no se forme Gobierno renunciará a formar parte de él. Gesto, que por otra parte le honra. Es una determinación que hay que juzgar en su justa medida.

Lo de Ciudadanos es más complicado. Todos sabemos de dónde provienen y eso causa desconfianza, sobre todo en los votantes de izquierda. Y que conste aquí que no considero un partido de izquierda al PSOE. Éste es un partido neoliberal y punto.

Visto el panorama nos esperan días emocionantes. Por lo pronto desde Europa ya han dado señales de vida. Exigencias, cómo no, de nuevos recortes. ¿A quién le tocará lidiar con estas nuevas imposiciones por parte de la UE? Es para pensárselo, ¿no?